Por qué los Datos Personales relacionados con la Salud Deben ser Datos Sensibles

Hace poco cuando una persona conocida debió realizarse unos exámenes muy importantes y delicados, se le hizo firmar previamente una autorización por escrito para que sus datos y su historia clínica pasaran a integrar la base de datos de ese laboratorio. Antes de que la firmara el titular, el responsable le comunicó que ello era necesario porque existía una ley que prohibía que se vendieran las bases de datos.

En verdad, esa no es la explicación que se debió otorgar, así como tampoco la realidad de la norma.

En verdad, y debido a la gravedad de la información manipulada, los datos relativos a la salud de cada persona son considerados sensibles y por ende tienen una especial protección, porque su tratamiento no autorizado o para fines que no sean los autorizados, puede traer consecuencias desastrosas e irreversibles al titular.

Es por ello que se consideran sensibles, y es por ello que para poder ser tratados (y solamente para el objetivo que tiene que ver con la mejora de la salud del paciente), su titular debe otorgar el previo, inequívoco y expreso consentimiento, el cual debe realizarse por escrito.

El tratamiento no autorizado de los datos sensibles relacionados con la salud de un titular, puede acarrear las siguientes situaciones:

  1. Ser objeto de discriminación laboral o social si se conocen las patologías del mismo.
  2. Ser objeto de tratamiento de salud para otros fines que no sean los correctos, incluyendo el arribo a la muerte del paciente.
  3. Ser objeto de extorsiones o chantajes del paciente o grupo familiar.
  4. Ser objeto de comercialización y marketing despiadado tomando como rehén a la salud de la persona.
  5. Ser atacado directamente en su honor, intimidad y privacidad de manera irreversible.

Y éstos son solo algunos de los hechos a suscitarse de no tratarse adecuadamente y protegerse adecuadamente los datos sensibles relacionados con la salud de un paciente.