La Privacidad en EEUU vista por un Outsider

Este artículo será parte integrante en el número 2 de la revista impresa.
Analizando cómo viven los americanos su preocupación por la privacidad (especialmente si mencionamos a Snowden o la última noticia de que la NSA monitoreaba 9 de cada 10 comunicaciones que no eran terroristas), llegamos a la conclusión de que…no les preocupa mucho. Y esto lo podemos apreciar en los siguientes puntos:

1. Si les consultamos por las normas de protección de datos, nos van a decir que es cierto que existen y es un tema de preocupación, de seriedad. De hecho, conoce. La existencia de la Privacy Act.

2. Cualquier estadounidense, al momento de entablar una conversación con él, ya te reveló de dónde viene, cuál es su nombre y profesión y qué está haciendo en ese lugar. A los 3 minutos ya te mostró las fotos en su smartphone pertenecientes a su familia, nietos, hijos, cónyuges y casa dónde vive. Lo hace orgulloso. A los 5 minutos te comenta de alguna boda o acontecimiento familiar y seguramente de alguna enfermedad. Son demasiados datos como para crear un perfil personalísimo. Son datos personales y hasta sensibles entregados con consentimiento y ganas a un extraño.

3. Porque como lo expresamos en el punto 2, ese compartir compulsivo de la información, es muy inocente y nunca lo relacionan con posibles consecuencias que afecten un derecho que para nosotros es fundamental. No tienen nada que ocultar, aparentemente y la confianza en el tercero es total.

4. Si una persona decide tomar fotos en lugares públicos dónde hay concurrencia, ninguno de los presentes te dirá que no le tomes una foto, salvo excepciones de alguna madre o padre por proteger a sus hijos de posibles depredadores. No logran relacionarlo con el derecho de protección de datos.

5. Este punto es muy importante: sí creen que un gobierno debe intervenir para cuidar la seguridad frente a posibles ataques terroristas. En este sentido, saben de los abusos de la NSA y otras agencias en materia de violaciones de la privacidad, sin embargo lo aceptan rendidos, convencidos de que no hay nada que puedan hacer para frenarlos o de que mejor no enfrentarse a ellos. Es un país con muchas normas y directivas privadas y así se manejan. Si ven una cámara en la vía pública o un cartel que dice “No….”, por algo está ahí y se debe respetar.

6. Aún así, la privacidad es algo que consideran muy importante, sólo que no logran conectar todos los puntos (connecting all the dots)

Anuncios